30 de julio de 2008

Decantando la balanza...

30/07/2013
A veces la vida nos pone en tesituras que se pueden hacer insoportables. A veces es necesario decidir entre cosas que son tan importantes para tí que te es casi imposible descartar ninguna de ellas. Pero cuando crees que has perdido una para siempre, que es imposible tenerla, pones a prueba cuánto la querías.
Hablaba en mayo de ello y casi en agosto, después de intentar forzar el cierre a un sueño de amor, volvemos a abrir la puerta, a estar al principio pero en carne viva. Visceral. Sopesando, evaluando, en continuo conflicto mi parte emocional con su melliza y diferente racional.

"¿Hacia dónde me dirigiré, dividido hasta las venas?
Yo, que he maldecido
al oficial ebrio del dominio británico, ¿cómo elijo
entre esta África y la lengua inglesa que amo?
¿Traicionaré a ambas, o les devolveré lo que dan?
¿Cómo presenciar semejante matanza y quedarme impasible?
¿Cómo alejarme de África y vivir?"
 "A far cry from Africa", Derek Walcott
 
Y es que tenerme que despedir de tí cuando te he sentido tan cerca, tan mío... Cuando he podido imaginar tu dulce perfume, alimentándote de mí, dando tus primeros pasos, sonriendo con esa sonrisa tan bonita que podría dibujar. Lanzar tu manita y decir mamá. Cumplir tres añitos, y cuatro, y diez. Mis TRES hijos.
¿Cómo puedes dejar un vacío tan grande donde nunca has estado? ¿Cómo renunciar a tí, cuando te he sentido tan mío? ¿Cómo seguir negando algo que duele tanto negar?


No es el mejor momento económico, pero es el mejor momento emocional. El que lleva años esperando, el que no puede esperar más. El mejor momento de amor. El mejor momento de tiempo. El mejor momento de deseo. Te quiero, te adoro sin haberte conocido. Te quiero en mi vida, en la vida de mis hijos, en nuestra vida.
Decirte que vengas significa meter otro sueño en una maleta, mi universidad, y enviarlo de viaje... sin saber si volverá.






Pero estoy dispuesta. 
Te quiero más a tí.







Y se que no serán meses fáciles, pero me esfuerzo en 'saber' que saldremos adelante.
Intento acallar el terror que me doy a mí misma ignorando a una parte racional que me dice que no. Pero llevo casi siete años haciéndole caso, y ya no lo soporto más.
 Dejo, conscientemente, que mi balanza se decante. Me digo a mí misma que me doy dos meses más, dos meses para asegurarme, porque me da miedo tomar una decisión incorrecta. Pero luego pienso... ¿cómo puedes ser TU una decisión incorrecta?
Vuelan mariposas en mi alma por tí, de nuevo, con ganas de volar muy alto.




Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna de la derecha.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

27 de julio de 2008

¿Crisis de identidad?

27/07/2013
Sigo buscando respuestas para encontrar soluciones...
Pienso en libros como "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer" o "Identidad y violencia". Pienso que Casilda Rodrigáñez también debe haber escrito algo que me ayude, y pienso en 'cosas raras' como Constelaciones Familiares y otras que tal vez puedan ayudarme pero ni conozco.
Quizá lo que yo creía una crisis existencial agravada por otros factores, es en realidad una crisis de identidad, o quizá es todo lo mismo, con distinto nombre. Que no es que tengas múltiples personalidades, sino que de repente, no sabes quien eres. Cuál es tu cara, cuál quieres que sea, qué hay entre medias de las dos y, sobre todo, cómo conseguir ser -genuínamente- 'la cara' que quieres ser. La persona que el mundo percibe de tí.

"Una Crisis de Identidad es un periodo en el que la persona experimenta profundas dudas sobre sí misma, acompañadas de sentimientos de vacío, soledad e incluso baja sensación de existencia".
Si algo me anima de todo esto, es que parece que cuando acabe, por fin, puede que ocurra mi metamorfosis. Si al final te tienes que quedar gusano pues te fortaleces como gusano, y si has de acabar siendo mariposa, extiendes tus alas. Pero sea lo que sea, es imprescindible salir del estado de letargo de crisálida en el que siento que llevo demasiado tiempo.

Mi 'talón de Aquiles'.
Parece ser que uno de los rasgos más significativos de la crisis de identidad es la inestabilidad emocional, donde se buscan roles a los que pertenecer, que nos definan y nos permitan SER, donde la persona ha de encontrar formas de afrontar la vida con herramientas diferentes a las que había utilizado hasta entonces. Uno de los principales pilares de esta estabilidad es la sensación de pertenencia familiar, y/o social, una sensación (o más bien falta de la misma en mi caso) que se reafirma con artículos como el de la importancia de la amistad, de Muy Interesante. Siento que el cúmulo de circunstancias que hacen que sienta esta soledad, esta 'falta de tribu', gritan un fuerte "Help" en mi interior que retumba en el vacío.

No hay más que leer el título de este blog para ver que esto no es nada nuevo, que llevo tiempo perdida intentando encontrar o descubrir a alguien en mí que ya no se si existe o puede existir. El problema es que varios años después estamos en el mismo punto de partida... y ahora esto ha explotado, he perdido el mapa y necesito una reconstrucción urgente. O quizá una construcción nueva, desde cero.

Así que, en un intento de ser positiva, me quedaré con una frase esperanzadora y la idea de que un 'crack' en el camino puede ser la herramienta para cambiar de trayectoria.
"La Crisis de Identidad, un paso necesario en la construcción del Yo"
"Los seres humanos atravesamos varios periodos de crisis a lo largo de nuestra vida, y algunos de ellos, se den a la edad que se den, sirven para ir construyendo lo que somos como personas, pues la palabra crisis significa cambio, y el cambio es, casi siempre, la antesala del crecimiento."

He leído:
Crisis de identidad
La crisis de identidad es un paso necesario para la construcción del Yo. 
Las relaciones de identidad y violencia de Amartya Sen



Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna de la derecha.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

25 de julio de 2008

Help!

25/07/2013
Siempre he dicho que creo que me equivoqué de época al nacer. Yo tendría que haber nacido para vivir a The Beatles y a Abba, estos tiempos no me gustan. Hay quien dice que los años 60 eran años difíciles para alguien rebelde como yo... pero yo pienso que fueron precisamente los años rebeldes, donde la gente se unía ante aquello que creía.
Mi marido dice directamente que me habrían quemado como a Juana de Arco. (Jesús!) Que alguien me enseñe a dejar de 'merecer' la hoguera...
Me gusta casi toda la música, pero a lo largo de los años, sobre todo, ha sido una compañera infatigable de viaje.
A veces, te da por escuchar por primera vez la letra de algunas canciones que has tarareado mil veces...



Y sólo se te ocurre decir "Help!"




Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna de la derecha.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

15 de julio de 2008

Hola, soy fumadora y llevo 4 meses 'limpia'


15/07/2013
Los días 2 de cada mes, cumplo meses 'SIN' y llevo cuatro y algo. Sabéis que he dejado de fumar, se que lo he conseguido y espero, de verdad, que a la tercera vaya la vencida y nunca más me vuelva a ver en éstas. Creo que el principal punto a favor que tengo es que no me considero ex-fumadora ni creo que lo haga en muchísimo tiempo. Más bien me siento como salen los alcohólicos en la tele: "Hola, me llamo Pepi, soy fumadora y llevo 4 meses 'limpia'". ("Te queremos, Pepi!") Además, es la primera vez que consigo dejar de fumar sin estar embarazada, y digo yo que eso también cuenta... Pero no lo llevo bien, aunque soy positiva y creo que todo pasará.
En realidad por el tabaco no me siento mal, aunque en muchas ocasiones me fumaría un cigarro, pero no me genera más esfuerzo que dejar de pensar en ello. El problema es todo lo que dejar de fumar ha conllevado. No me soporto, por resumirlo, ni yo. Yo que no destaco precisamente por ser una balsa de paciencia, estoy desbordada, crispada, irritable... Vivo en una especie de permanente e incomprensible SPM elevado a la enésima potencia y, además, como consecuencia o paralelamente, he entrado en lo que parece ser una 'crisis existencial' rozando la depre que me tiene hecha polvo. Parece que es 'normal' entrar en crisis cuando cerramos etapas, y soy consciente de que yo cierro una y abro otra, dejando algo muy importante para mí en el camino. Quizá sea eso, al menos parcialmente.
Además, llevo ganados diez quilos, que se dice pronto. No me preocupa el peso, aunque no me gusten estas chichas ni me sienta cómoda con ellas, aunque me hayan preguntado tres veces si estoy embarazada y no me entre nada de mi ropa, se que los perderé. [No me extraña que haya ganado lo que he ganado en los dos embarazos de mis hijos (24 quilazos), si sólo con dejar de fumar ya me hago el peso de un embarazo.]

El tema, que buscando información sobre la ansiedad que sigo teniendo (y mato comiendo, de ahí semejante cantidad de quilos), he encontrado un artículo excelente de la revista Runners, "ANSIEDAD AL DEJAR DE FUMAR", con el que me siento identificadísima y que, la verdad, me ha aliviado bastante al descubrir que al menos parte de mis 'agobios' pueden deberse [aun] al tabaco.
Resalto este párrafo en concreto, aunque os animo a leerlo entero:
"Dejar el tabaco genera ansiedad, que se traduce en mal humor, nervios y sensibilidad extrema, incluso, malestar físico y taquicardias. Por lo general, a todos estos síntomas, que se prolongan por espacio de cuatro meses, se les une otro: hacer frente a la angustia que se siente al comer de manera desordenada y demasiada cantidad, en especial alimentos grasos y dulces."
Según el artículo:
- mis diez quilos no tienen excusa desde que pasaron de 4... pero parece ser que pasa más de lo que debería pasar,
- mi irritabilidad/crispación/mal humor ha de comenzar a disminuir en breve y
- es mejor no hacer régimen antes de los seis meses de haber dejado el vicio. (Se el motivo: la ansiedad horrible e insoportable que nos espera).
Aun así, creo que voy a ir al médico para que me confirme el tema, porque comienzo a estar cansada de tanta angustia, del mal carácter que pago con quien menos lo merece, de la ansiedad y de comer sin tener hambre... sobre todo cuando no he sido persona de comer en mi vida. (Excepto en los embarazos... ¡cuando he dejado de fumar!).
Al principio creí que mi estado de nervios se debía a mis miedos por los exámenes, pero ahora que ya he aprobado... ¿por qué sigo así?

En fin, que no se diga, que una tiene su parte gris y también la cuento. Que había quedado en cosas con gente, que he dejado de ver a casi todo el mundo, que no me asomo a ningún sitio ni me apetece nada...
Así, si os habíais decidido y os pasa algo similar, aunque no estoy segura de que en mi caso se deba al tabaco (o al menos no completamente), que no creais que está todo perdido y no lo vamos a conseguir.  
Podemos, esto es sólo un bache transitorio. (Y espero confirmarlo en un par de meses)



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.